El dia que firmé el divorcio era un lunes del mes de junio, y me hizo recordar el dia de mi  boda.  Era un dia espléndido, con mucha calor, igual que en el mes de agosto.  Estaba impacienta para que llegara el momento. incluso mi familia estaba allí, apoyándome, vinieron mis dos hermanos. Y fué más fácil la espera, hasta que me llamaron por mi nombre y entremos en unas oficinas, y delante un mostrador. No era nada protocolario, las secretarias nos atendieron como si se tratara de unos papeles normales, y claro, era verdad, el divorcio sólo constaba de firmar unos papeles, que teníamos que firmar mi marido y yo. Y él estaba al lado con su abogada y yo con la mía, era un poco frío. Y pensaba que no era doloroso, peró lo fué todavía más, cuándo con los nervios, me pidió la abogada mi DNI, y  papeles del divorcio, no llevaba el DNI , y para mi sorpresa y la de él más todavía!, supongo, me retrasé más de media hora, lo correcto para hacer esperar a mi ex,  y  la cara de sorpresa de él  fué  de película, se va del juzgado y no vuelve,  debió pensar, atacado de los nervios, esperando más todavía, sufriendo en silencio, !mejor! se lo merecía,¿ pensaba que me echaba atrás, que lo dejaba allí en el juzgado? no! ni por un segundo!. Además faltaba media hora justa para cerrar las oficinas, y me miró mi abogada, y dijo:-si no te da tiempo no podrás divorciarte-. yo.. con una cara de preocupación, le contesté : Sí quiero.  no lo dudes,  me da tiempo, llegaré para darte el dinero  y el DNI,  le interesaba a ella más que a mí que viniera, ella tenía que cobrar una  parte de su minuta, debió pensar :ya se va una cliente y hará un “sinpa” però al final no llegó la sangre al rio, y llegué justo a tiempo del !Sí quiero!

Anuncios