Por primera vez alquilé un piso para mí sola, vivía en la calle de Santa Isabel a diez minutos de la Plaza del Sol ,en pleno centro de Madrid.  Ya estaba independizada de verdad, era una mujer moderna y me sentía liberada y feliz, lo único que faltaba era que me instalaran el teléfono en el piso. Pues me fuí a pedir el alta de línea y el ADSL en una tienda,  y  yo creo que hasta se me debió notar en la cara,  se me acercó un dependiente con acento cubano y guapísimo y cuándo me preguntó para quién era le dije que para mí sola que había venido a vivir a Madrid por un tiempo, y me contestó muy simpático:  Qué bien, piso nuevo, vida nueva, me dijo y me apuntó los datos y luego también me escribió su número propio de móbil. por nada del mundo me hubiese imaginado que quería algo más, ¡Claro! estaba ligando conmigo!. Mi autoestima subió ya era una mujer totalmente nueva. Pero al cabo de unos dias tuve que volver a ir para cambiarme el teléfono móvil con uno más moderno el Smartphone, que yo quería que tuviera wassap para enviar mensajes gratis y el mio se había quedado anticuado, como yo me refiero en el amor , no me imaginaba ni en sueños que un hombre se fijaría en mí, tan joven y guapo, era tan diferente e inesperado todo, estrenaba una nueva vida, el piso nuevo, un móbil nuevo , pues porqué no me estrené en el amor, si me hubiera atrevido a dar el primer caso, este chico me notó muy abierta.. Me faltaba más seguridad en mí misma. ¡ Si fuera tan fácil cambiar de hombre cómo de móbil! porque el móbil me lo llevé a casa y hasta lo supe montar  y además hasta funcionó, no como antes que no hubiese sido capaz ni de abrir la caja.

Anuncios