Soy una mujer independiente y no tengo un lavavajillas y no lo quiero por nada del mundo, a veces soñamos en tener cosas materiales de consumo, el lavavajillas se rompió como mi matrimonio. Ya tenía muchos lavados y ya se transparentaban todos los problemas. Sentir que eres una carga. La publicidad ha hecho mucho daño, yo tenía ilusión de tener un chalet en las afueras con un jardín y piscina y un coche en la puerta y creías que si no lo tenías eras desgraciada, yo quise conseguir este sueño y mientras me entretuve con esto no pensé en los míos propios sino los que me vendieron. Si eres una mujer con un futuro profesional es diferente porque sino un hombre te dejará aunque seas buena en la cama, él no quiere que tu uses su dinero que le has ayudado a conseguir y sólo soy una ex-ama de casa…

Ver la entrada original 48 palabras más

Anuncios