Plaza Callao Madrid

Plaza Callao Madrid

La primera vez que salía  yo sola por Madrid sin pareja ,me tuve que volver enseguida a casa porqué tuve un ataque de pánico. Me sentía  imposible de cruzar la Gran Vía, llena de coches y de todo tipo de gentes desconocidas que iban y venían de hacer las compras de Navidad. Sólo de pensar que tenía que cruzar la plaza de Callao para ir a la plaza Sol y pasar por sus calles, me paralizaba y tenía miedo. Me fijaba en la gente que iba sin pareja y todavía me encontraba más sola, pero a la vez mi imaginación me decía: tiene su parte misteriosa, quizá ahora vuelva a decir aquella frase: “Estoy buscando a Jacks”. Me sentía observada por ir yo sola, pero era yo que me montaba mi película. Si, en la ciudad todo el mundo era extraño, para mí era una cosa ilógica, porque en el pueblo es todo al contrario, allí conoces a todo el mundo, lo raro es no sentirte extraño y no como me pasó a mí y me dije: sólo es gente , ahora ya me he acostumbrado a la ciudad y me encanta y me  parece  muy normal, aunque parezca a simple vista  caótico todo  y ahora cuándo lo pienso lo que me sucedió no me lo creo, con lo bonito que és todo esto.Es que  al final estar encerrada en un piso casi 25 años te crea muchos complejos y te vuelves tímida y cobarde. Era totalmente lógico que tuviera hasta ataques de ansiedad de ver a tanta gente. Ahora,ya ni me acuerdo de aquel dia a primeros de diciembre justo ahora hace un año. Me he liberado de algunas cargas y me voy al Corte inglés y a todas las  tiendas de la calle Preciados yo sola. Siempre hay una primera vez para todo y lo mejor es que me faltan muchas primeras veces por descubrir.

Anuncios