De ilusiones también se vive, encontré unos amigos en una página web de divorciados y separados que en principio pensaba que había encontrado a buenos compañeros para salir algún día a tomar algo, y las cosas no fueron al final nada bien. Para mí que el fallo está que las mujeres competimos por un hombre y por eso al final, nosotras mismas nos hacemos daño. Justo era la mujer que organizaba las salidas del grupo y por sus comentarios, pensé que veía en mí a una rival. Y Así fue, porque después de la segunda salida que hicimos , fué la última vez y no me han vuelto a llamar más, pero ya se veía venir, porque la segunda vez, ya lo noté. Me habían cambiado la hora para quedar y al llegar allí no había nadie, Isabel, la que organizó la salida, me dijo primero que se retrasaban un poco. Y volví a llamar y me dijeron que estaban en otro lugar.  A alguna interesada no le hacía gracia mi presencia, porque justamente ése día venían más hombres porque el primer dia sólo vino un hombre en el grupo y ése día ya iban a venir más, y ella se las ingenió para complicármelo todavía más. Pero al final llegué a tiempo . En efecto, me presentaron a tres hombres más. Nos tomamos unos vinos primero y luego de camino al restaurante uno de ellos se puso a hablar conmigo y me comentó, que si me parecía que sus sandalias eran un poco feas para salir a cenar, porque le dio la impresión que yo tenía más buen gusto que las demás y yo  me había puesto un vestido y ellas, la verdad, no iban tan arregladas. Por eso, supongo y por otros motivos,  congeniamos enseguida y me dijo que tenía dos hijos y estuvo acompañándome hasta que nos sentemos en la mesa del restaurante, y dio la casualidad, o no, que él se sentó a mi lado. Y de quince personas que éramos, y  como no tengo mucha picardía para esas cosas de ligar, todavía, me levanté  y dejé libre la silla y efectivamente se sentó ella, Isabel. La rival, que ya me había contado en la primera quedada que faltaban algunos compañeros y que ya habían organizado un viaje a Portugal.  Pues, era verdad , que a ella le gustaba , y  luego explicó que aquella misma semana ya habían quedado un día ellos dos, pero para pasear el perro. De ilusiones también se vive, pensé: si te conformas con que esto sea una cita ,..continuará..

Anuncios