Por primera vez había un evento que me gustaba en Madrid, y fuí sin dudarlo. Una revista online de gastronomía organizaba una presentación de “La ruta del Tequila”. Y me apunté al evento, y era un peridoista gastronómico español muy importante. En la conferéncia había muchas otras personas de México. Si pierdes el interés por aprender es que ya no sigues vivo, lo leí no sé dónde. Es cierto, porque ahora me encuentro viva cada vez que aprendo algo nuevo. Y por tanto, no sabía nada de México. Y el acento mexicano me encanta. Y no pensé que me iba a divertir, y claro que lo hice, al llegar ya me quedé sin palabras, era en la Embajada de México, porque como se trataba de promocionar este país, y era un palacio y estaba delante del Congreso de los Diputados. A  las siete de la tarde empezaba y justo cuándo llegué allí, resulta que salían todos los políticos que los venían a recoger en sus coches respectivos. ¡vaya lujos que tienen! Era como ver las noticias y salían todos uno detrás de otro, y me dije, es que vivo en Madrid, y aquí es muy normal de encontrarme con gente famosa o políticos. De hecho ya he visto a más de uno. Me encantó pues de ver toda la cultura Mexicana y observé que hay muy buen gusto, unos hoteles encantadores y la cocina es de la más alta calidad y luego nos obsequiaron con comida mexicana y probé el Tequila, que por cierto es parecido al Lambrusco, de aquí de  Madrid. Y el guacamole que es una salsa buenísima que la acompañan con los nachos, no había probado naunca nada tan bueno y a la vez tan nuevo, como mi vida, que ahora es toda nueva y buena.

Anuncios