Yo creo que no es mejor, que otra cosa es que en un primer momento te ayuda, pero a la larga no encontraremos nuestra media naranja. EL otro día me apunté a una página de internet a buscar pareja. Lo ves muy fácil por los anuncios, y como siempre es un engaño. Me cansé de tanta pregunta. Primero porque tengo que contestar cosas sobre mí misma y lo segundo que todo es falso o me lo invento para quedar bien. En conclusión que estos test no sirven para nada. Si no tengo delante a esa persona, no sé tampoco si me va a gustar. Y eran unas preguntas tan aburridas. Si soy de una religión, si soy alegre, si soy pesimista, si soy hogareña, ordenada.., nunca había visto tantos adjetivos juntos, y cuándo ya he rellenado por lo menos 100 casillas con mucho, poco o bastante, me sale que tengo que pagar para ver quién se ha interesado por mí ¡Cuarenta euros al mes!. Pues ¿para eso he perdido casi una mañana?. Ya he encontrado una solución a mi problema de conocer hombres. Me he apuntado al gimnasio. Ya he conocido a tres. Los profesores me refiero: EL de yoga, el de Spining y el de máquinas, que son todos guapísimos y muy simpáticos. Y por 30 euros al mes. Así que de paso me pongo en forma y conozco a alguien del otro sexo, y sin rellenar tantas preguntas. Casualmente, esta semana me he ido a una fiesta que organizaba una asociación de actividades y excursiones de rutas verdes en bicicletas por Madrid. Y se puede conocer a varios hombres, y gratis.  Dicen que hacen escapadas de fin de semana. Será cosa de volver a comprar una bici, porque viendo la cantidad de hombres que había, no me lo pensaba, y además jóvenes también. Así que nada de internet. Es mucho mejor apuntarse a hacer actividades. Y no te llevas una desilusión.

Anuncios