Ei día de la felicidad para mí fué el primer día que me levanté por la mañana en mi primer piso de divorciada. Era en primavera como ahora y entraba un sol radiante en mi sala comedor y cocina. Todo en uno, muy pequeño, peró lo suficiente, con una ducha muy bonita. Tenía una felicidad inmensa. que no recuerdo nunca haberla sentido en toda mi vida. Y sin nadie a mi alrededor y nunca me había sentido tan sola con mí misma, siempre pensaba que la soledad no era buena para nadie, pero a veces lo necesitamos y yo lo necesitaba. Por eso estaba tan tranquila y relajada al mismo tiempo. Y este día además nunca se me olvidará en mi vida. Era como el día de tu boda, muy parecido. Al salir de mi primera ducha de divorciada, me di cuenta que no tenía un neceser. Se me olvidó llevarme muchas cosas de mi antigua casa. Igual que cuándo me mudé de casa para casarme. Estaba tan desorientada ése día,que tuve que peinarme por la mañana con ¡un tenedor!. Me fuí a la cocina a buscar algo y lo único que encontre fué un tenedor ¡Qué vergüenza! pensé, si alguien me viera ahora!.Pero, me alegré de que nadie me veía, era lo bueno de estar sola, que no hay nadie para juzgarte. Y me sentía la mujer más feliz, tranquila y relajada que nunca. Sin cremas ni geles de ducha ni peine ni nada en mi casa, Lo importante era no depender de nadie.Por una vez en la vida, solamente de mí. Sentí una felicidad tan inmensa, que creo que ya no lo volveré a sentir, ¡Qué momento! para mí , ese momento y el nacimiento de mis hijas ha sido el más feliz de mi vida. Ahora sí que  tenía una vida por delante y un buen futuro.  Que antes lo veía todo siempre negro.  Que la culpa a veces no siempre és de los políticos.

Anuncios