Me sucede como en la película de Almodóvar. Que me siento una chica almodóvar, al borde de la modernidad. Esperando una llamada de una amiga y que  sea totalmente moderno  y no sólo esperando una llamada de un hombre. Pues me he propuesto cambiar y vivir en un ambiente más cultural y para  serlo tienes que salir a ver cine y a unas salas alternativas. Quiero decir a la sala de cine más antigua de Madrid. El Cine Doré. Aquí les sacan rendimiento, y a la vez la han actualizado. Si cuidas lo antiguo  más tarde o temprano será moderno para la gente joven porque si antes era viejo ahora és nuevo.También hay otras organizaciones culturales como La casa encendida  en el barrio de la Latina. Y ahora hacen ciclos de James Bond. Para mi gusto este James Bond es guapísimo y moderno y me gusta el trato que tiene con su jefa que la trata con ternura como si fuera un hijo para ella. Y que después de todo confía en él. En la confianza , también se basaba mi  relación. No existía ya nada de confianza hacia mi ex. Ahora tengo confianza en mí misma y puedo tener éxito, porque la gente que tengo a mi alrededor también confían en mí.  La película te hace viajar por todo el mundo,  en Italia en Siena que es preciosa, luego se va al caribe a Haití, a Londres y acaba en Perú. Es un héroe siempre de traje, que salva a la humanidad de problemas. Se llama Daniel Creig. A mí siempre me han gustado las películas antiguas también . Antes me  iba al youtube  y veía las películas subtituladas , como las de los años sesenta. Como ” al final de la escapada” de Jean Paul Belmondo y  que a mí me encantaba y se lo enseñé a mis hijas. Por Semana Santa veíamos  las de  de Audrey Hepburn. Sería buena idéa que se abrieran salas antiguas para ver cine antiguo. Como sucede en Madrid, porque me ha recordado cuándo yo tenía quince años e íbamos al cine por la tarde con un grupo de amigos y amigas. Te animas mucho más y és más divertido que verlas por internet. El precio también és antiguo de dos euros y medio. Y me siento como una mujer moderna.

Anuncios