Soñaba con el divorcio, pensaba que mi vida de ama de casa no cambiaría nunca, llevaba haciéndolo más de 26 años que se dice pronto y  un dia mi ex-marido me dijo:  “quiero pedir el divorcio”.  Él estaba regando las plantas, como si nada. Yo me paralicé al oír la palabrita, me  asusté  más cuándo dijo ” he hablado ya con un abogado  y  aunque lo pierda todo me da lo mismo.  Para comprobar si hablaba en serio, me marché  de casa unos dias porque  tuvimos una  crisis familiar  y creía que iba a acabar bien. ¡Qué ilusa! , me lo imaginaba en la puerta con un ramo de rosas pidiéndome perdón al estilo de pretty woman… quizá veinte años atrás todavía. Era evidente que  ya no estaba enamorado de mí. Y  de pronto abrí los ojos, él todavía no pedía el divorcio, era un engaño para que todo siguiera igual, entonces pensé ¿ porqué no voy a una abogada?   primero quise  informarme y más adelante al cabo de varios meses  le dije a él que yo era la que le pedía el divorcio.  Hice las maletas y me marché a la estación del AVE  y justo salía otro tren y  un señor me hizo una foto porque iba tan cargada de maletas y bolsas de todo tipo que era cómo la escena de los años 60 que te mudas a una gran ciudad  y vas cargada a tope, se sorprendería de verme. Al final cuándo subí al AVE envié un mensaje a una sobrina y le dije ya he pedido el divorcio y me voy a Madrid a vivir una nueva vida.  Ahora creo que  los sueños pueden ser verdad yo soñé con el divorcio.

Anuncios