Ahora comprendo porqué me sentía perdida y era infeliz en mi matrimonio, porqué estaba siempre sola en mi cocina y sólo pensaba en lo que le gustaría a él que le cocinase y pensaba: Seguro que así lo conquistaré, y seremos más felices, pues no lo conseguí. Pero no era porque yo no fuera mala cocinera. Yo cada mañana me iba al mercado y escogía la verdura más fresca y el pescado fresco, os explico una receta que yo le preparaba que estaba buenísima.
Era una paella de arroz con verduras y bacalao: un arroz de verduras,que llevaba alcachofas, bacalao y patatas, con un poco de caldo de verduras, primero sofreír el arroz con tomate y cebolla y ponerle un pimiento rojo a trocitos, luego se pocha a fuego lento con la alcachofa y unos minutos después pones el bacalao desmigado, y por último el arroz que le vas dando unas vueltas cinco minutos y lo dejas que hierva quince minutos más y ya está. Por eso si a mí me encantaba la cocina y disfrutaba y creo que tenía celos. Ahora estará pensando en esos platos,cada vez que entra en la cocina. Esta es la venganza de currarme toda la vida estos platos y que nunca dijera algo bueno, ni malo tampoco. Debe añorar ahora una ama de casa, que sólo saben que hablar y criticar a los demás me decía. Pues, suerte que el último año se estropeó la cocina de gas y yo quise una vitro para cocinar mejor y no quiso, porque sino igual me quedo diez años más, pero por la cocina, no por él. Lo mejor es que ahora ya tengo vitro y no estoy perdida.

Anuncios