Ahora soy una ama de casa sin un líder,  en mi casa ya no existe la desigualdad, ahora todo se comparte, podemos hablar de todo y opinar de todo, antes no podía pensar ni decir lo que pensaba, las leyes no pasaban por “el senado”, que éramos la demás familia, allí no se debatía nada antes de aprobarlo, y claro, al final el líder se ha quedado solo. El ponía sus propias leyes, decía qué teníamos que ahorrar , y la gota que colmó el vaso es porque no estaba bien repartido para todos, él se quedaba con el mayor presupuesto pero para no gastarlo en tecnología nueva ni  en renovar la parte que no se veía,  me refiero la mente que se ha de cultivar, además del cuerpo, y sólo quería gastar en lo superficial, que era en ropa, con zapatos carísimos y en trajes caros, y a éste líder no pensaba en gastarlo en educación o en cultura, que esto no hacía falta para nada, no había que gastarlo en algo que no pudiera verse, y cómo él era el que tenía la nómina más alta, pues cómo tenía el dinero tenía el control. Pensaba en sí mismo, sin pensar en los demás, que la manera de pensar se parecía mucho a los políticos. Tuve que convencerle para que invirtiera dinero en la educación, pero que éste dinero se lo devolvería grácias a las becas que organizaba el gobierno, para mí si que lo hicieron bien los socialistas porque me ayudaron a conseguir que estudiaran mis hijas, y le devolvía cada año el dinero que se gastaba él. Ahora ya me cuesta creer en cualquier político, (hombre) y que además me engañó como los políticos, yo hablaba de los planes del futuro de los próximos años y hacíamos un presupuesto para todo  y  luego no se cumplía para nada ningún acuerdo, igual que pasaba en los partidos políticos, hasta que un día nos reunimos los demás y nos juntamos para votar todos en contra y que teníamos que actuar y pensar en nosotros y que él no pudiera ser  líder.  Sólo pensaba en el poder y el poder no te hacer ver muchas otras cosas, si sólo avanza el líder, ¿de qué sirve tener un líder ?. No me extraña que el líder  a veces se siente solo, porque nadie cree en sus programas políticos. Y nosotras ya no creíamos en él y es por eso que ahora ya soy una ama de casa sin líder.

Anuncios