Ahora ya puedo opinar sobre el hombre perfecto que pienso que no existe, lo digo porque durante este último año he ido conociendo a varios hombres y me he desilusionado bastante, aunque yo estaba muy ilusionada, pero no me han gustado cómo eran de carácter. El primero que me gustó parecía amable y muy simpático y mostraba atención conmigo, pero a lo largo de la noche me estuvo contando que su mujer era la que había roto con el matrimonio, pero dijo que  porque ella no estaba nunca en casa, y sin preguntar nada, se sincero mucho conmigo y me dijo que vivían muy bien en un chalet enorme y que ya no vivía allí que  vivía con su hermano, y que él era funcionario y ella era médico. El problema es que el amor es ciego, hasta que ya no lo es, porque lo primero ya no debes casarte con alguien más rico que tú, yo no lo aconsejaría, pero bueno, tenemos que tropezar con la misma piedra.  Este señor tuvo el error de casarse sabiendo que ella era rica, que és diferente, pero yo pensé que era un hombre inseguro y débil  porque  no había conseguido el éxito y se conformaba que lo mantuviera su mujer, y no me gustan ése tipo de hombres, y al final ya no me interesó volver a verlo.  El otro tipo de hombre, en cuánto me vió ya me ofreció su asiento muy amable y caballeroso que me sorprendió y era un calvo muy atractivo, y muy moderno,  más tarde, fuimos a un bar de copas y enseguida nos pusimos a hablar de los hijos o más bien a discutir, porque me dijo que a él le gustaba viajar y que tenía una hermana en Estados Unidos y yo le noté un poco presumido, como diciendo que yo tengo un nivel alto , me refiero que no me gustó que ya me hablara de lo que tiene y el coche que tiene, si cree que va a ligar más  por eso, pensé,”  lo tiene crudo”,  y luego me dijo que vivía en el centro, en malasaña y le dije, que yo también vivía allí, si no fuera porque me habló primero de lo que tiene igual lo hubiese contactado, porque me dijo que había abierto una red social de singles y al final me apunté, peró no le dejé nunca ningún mensaje, porque era un ligón, que sólo buscaba entretenerse y hacía reir a todas las chicas que había en la cena, pero cuándo vino a hablar conmigo era para una cita de una noche y nada más, no preguntó nada personal  . Esos tipo que no se esfuerzan en ligar porque ya se creen que son tan guapos, que vas a caer.  Pues  por eso que el hombre perfecto no existe, bueno sí en mi imaginación y me acompañó hasta el centro y quiso  que nos viéramos y me dijo: espero verte en la próxima quedada, pero yo sólo quería salir corriendo del coche enseguida.

Anuncios