Antes me acuerdo que había estos test en las revistas, menos mal que ahora se han modernizado y comentan los mejores hoteles de mar y montaña a la vez, es decir dos en uno,  hoteles que antes eran casas señoriales y que ahora los dueños para sacarles rendimiento han abierto en forma de hotel y claro, me dan una envidia, porque antes teníamos una Masía señorial ( casa de campo) y la pude disfrutar durante unos  cuántos veranos por lo menos diez años y cuándo leía esta frase, ¿Te gusta el mar o la montaña? pensaba, pues yo no tengo este problema y en verano  me lo pasaba  muy bien en mi Masía, y mi ex-marido entonces le gustaba también aunque a veces se iba y me dejaba sola con las niñas y se iba a jugar sus partidos de tenis. Pero vivía con mis padres y  era una Masía muy grande , que tenía ocho habitaciones, y  nos juntábamos con mis hermanos una semana todos juntos con los  niños, esos años fueron los mejores, los niños jugaban con sus bicis por la noche y nosotros  después de cenar nos quedábamos charlando toda la noche y ahora por estas fechas se celebraba la noche de San Juan y  se hacía una hoguera con un espantapájaros en lo alto y después de cenar  se encendía la hoguera y no faltaba el cava y unos dulces que se llaman  “cocas de San Juan”  y se celebra el inicio del verano. Era una fiesta en familia y  muy bonito, los niños encendían las vengalas y tirábamos unos cohetes  con sorpresas llenos de globos. Pero todo cambió al irse los hermanos a vivir el verano en la playa, y se compraron un apartamento, pues yo no lo cambio por nada, mil veces la Masía y ahora lo celebran en la playa, lástima que estas tradiciones  se pierdan por cambiar unas nuevas modas, o por presumir de que se tiene un apartamento, no sé, pero yo me agobio muchísimo en un piso pequeño aunque estemos delante de la playa, en el campo puedes entretenerte y cultivar plantas o regar o ir a recoger la fruta de temporada, como las cerezas, los melocotones que me encantan, lo dicho yo no soy de mar o montaña, yo prefiero estos hoteles que lo compaginan todo. Me da cierta envidia ver estos hoteles en revistas baratas de un euro, que lo normal es que la gente que compra estas revistas se tengan que ir a casa de alguien para pasar las vacaciones, tendrían que hacer publicidad de alquiler de casas de pueblo o de hacer una página web de contactos para dejarnos la casa de la playa a cambio de un mes en Madrid, como pasa en aquella película de vacaciones que se cambian de casa y de país y una se va a Londres o otra a California. Lo más fácil será tirar de algún familiar que tenga una casa en el pueblo, o como mucho del apartamento de mis padres que es muy pequeño y de dos habitaciones y tengo que compartir  una habitación con una calor asfixiante por la noche. Este año de momento a soñar con estas vacaciones que sé que nunca podré hacer, y conformarme con una de las dos o mar o montaña.

Anuncios