Si no fuera por el whatsAap me hubiese sentido más sola que la una, estaba muy desorientada por el cambio de ciudad, tuve que ir a vivir sola y darme de alta el teléfono e internet, y claro, me tuve que esperar unos dias y unas noches. Pero gracias al whatsaap, las noches no eran tan largas y  y lo comprendí más que nunca lo de el porqué como dice Sabina de “19 días y 500 noches”.  Porque hoy en día es otra época, y  el  móvil nuevo que me regalaron por darme de alta con un número nuevo fué la clave, después de todo, tuve mi premio era un “Smartphone”.  !Era una pasada¡ porque es igual que un ordenador, y cómo tampoco tenía, pues fué genial. Porque estaba conectada y podía hablar (escribir), con mis tres hijas.  Ellas tenían como hermanas su grupo, “Las rubias”, qué bonito, tengo muy buenos recuerdos porque nos unió muchísimo pero a mí no me incluyeron ni yo quería serlo, pero daba lo mismo, me hablaban por separado, y es que además estábamos separadas por muchos kilómetros, una estaba en Barcelona, la otra en Tarragona y la otra en Madrid. Pero gracias al whatsaap esto se arregló, porque el teléfono tardo más de diez días y se hicieron muy llevaderos por el whatsaap.  Era un milagro para mí, y nos contábamos las cosas del día día por el whatsaap. Peró se acercaba mi cumpleaños y les decía:”Qué lástima que no podamos vernos y poder pasar unos días juntas, pero da igual ya me conformo con el whatsaap, no os preocupeis”. Cuándo llegó  el día de mi cumpleaños estaba triste igualmente, porque las quería ver  y pensaba que no las vería hasta por lo menos en vacaciones. Pero claro, la vida te da sorpresas que nunca te las esperas, y tonta de mí, que me llamó mi hija la mayor para ir a cenar a su casa y me encuentro a las otras dos hijas que són gemelas en casa.  Al verlas no entendía nada porque yo no sabía nada de que iban a venir, y eso que tenía el whatsaap siempre conectado, ¿ Cómo era posible que me engañaran?. Porque ellas tenían un grupo para hablar entre ellas solas y que se llamaban “las rubias”, me explicaron después, y ahora estoy ya dentro de ése grupo, !qué se han creído! Tengo whatsaap para algo, no? y así cuándo hay una noticia importante, que las hay, nos enteramos las cuatro y no noto que estamos tan lejos, porque ponemos emoticonos divertidos, y que encima el otro día me enseñaron uno que me quedé de piedra era un dibujo en forma de “caca”. Pero el que solía utilizar era el de corazones, y ahora ya pongo soles, me voy adaptando a lo que hacen ellas, y a veces se me olvida poner alguno porque ellas escriben tan rápido, que tengo que contestarles también muy rápido, pero bueno es cuestión de práctica, como en casi todo. Me siento que me preocupo igual de ellas que cuándo estaba en mi casa y las llamaba por teléfono o desde el móvil y además sin gastarme nada en viajes ni en móvil. Por eso digo que muchas gracias al whatsaap por hacerme la vida más fácil y feliz lejos de casa.

Anuncios