Ahora mi reto es poder abrir  todos los potes de cristal o de garbanzos o la cafetera y antes era tener que decirle a mi ex-marido que me los abriera. Siempre tenía alguna frase de estas tópicas de hombres: ¿Tienes que pedir ayuda para todo?, ¡Es que me necesitas siempre! , ¿No ves que ahora no puedo? , (él mirando la televisión), y siempre tenía alguna excusa. Pues desde que vivo sola ya no lo necesito, lo que a veces inevitablemente, me río, ! Y pensar que antes lo llamaba para esto!. Pero me he encontrado con tantas cafeteras que ahora ya todas me parecen fáciles de abrir. Porque en cada piso que he vivido desde que me he divorciado,  he encontrado una cafetera diferente, y he podido abrirlas todas. Me acuerdo que la que  costó más de abrir, era la primera de todas, sería porque yo también no estaba…

Ver la entrada original 190 palabras más

Anuncios