Se puede firmar un contrato por amor y no ha de ser el de matrimonio. Yo he firmado un contrato por un amor diferente, para sentir amor hacia mí misma. El día del alquiler, era un martes y trece, del mes de abril, un dia frío y  lluvioso. Un señor me esperaba en el piso para darme las llaves y me iba a vivir yo sola . Era un alivio pensar que no era el de matrimonio . Me dije a mi misma: tranquila que éste contrato no es para toda la vida, ahora soy una ex-ama de casa y tengo que  pensar sólo en mi, antes  sólo tenía tiempo para los demás, por tanto es tan extraño a la vez.  Más adelante han seguido otros contratos y también es extraño que sólo necesitaba mi nombre  y apellidos de soltera. Es un momento único y muy gratificante y a la vez asusta un poco y más sabiendo que faltaba el más difícil el del divorcio.  Ahora ya soy una experta en firmar, y tomar decisiones  importantes y he aprendido a negociar, al dar de alta el ADSL por ejemplo, decidí cambiar de tarifa, y si quiero algo lo consigo. Les dije que si no me hacían una rebaja,me daba de baja sin contemplaciones y funcionó. Ya sé el truco, pensar y tomar decisiones. Antes la decisión más importante que tomaba era si me apuntaba al gimnasio o a hacer yoga. Y si tuviera que firmar un  contrato de  matrimonio ahora le daría mucha más importancia, seguro que no os habéis leído un contrato de matrimonio. Porque parece que tendríamos que leerlo y saber negociarlo, cómo le sucede a la protagonista de “50 Sombras de Grey”. El amor al fin y al cabo es un contrato.
Closer , la película,te hace reflexionar que las parejas no importan, importan los sentimientos y tanto hombre como mujer puede cambiar.

Anuncios