Tú decides si quieres ser feliz.

 

Si digo esto, de que ya soy sicóloga es en parte a internet, porque cuándo no me encuentro bien, o me ha salido una mancha todos vamos a buscar información en las páginas de google. Y me he ahorrado más de una visita al especialista. A veces no es que no quiero es que no puedo.. por el monedero, como decimos las amas de casa. Y me pongo a leer páginas de las causas de la depresión y si tengo los síntomas generalizados, que son ganas de llorar o que no tengo ganas de levantarme de la cama o es que estoy muy cansada. Pues ya me doy cuenta y por eso que soy sicóloga y me digo, venga a levantarte que esto es una depresión. Tengo que hacer un ejercicio de autoestima y pensar que yo valgo mucho y me animo más. El otro dia en un programa de la MTV Teen Mam, que son chicas que han sido madres con 16 años, la madre le decía que fuera a la sicóloga y ella decía que lo que hacía era hablar con ella y que no quería ir porque esto mismo ya lo hablaba con su madre y sus amigas. Y que por tanto no quería ir a verla. Por eso que yo también opino que tener confianza con la familia para explicar que me pasa  y no tener reparos en decirlo me ha ayudado a superarlo.  Además la sicóloga le recomendaba leer algo sobre el tema. Y esto también ha sido la clave para que aprenda a ser sicóloga, porque me he leído muchos libros de auto-ayuda,  como el de Risto Mejide “El pensamiento negativo” que me lo he releído muchas veces, porque habla de una separación. Sobre libros de divorcio también he leído uno muy antiguo que se llama “El divorcio” que compré en una librería antigua de Madrid o a veces el libro te escoge a ti. Porque buscaba un libro y estaba delante mio. Me hizo reflexionar porque era en los años 40 hace ya varias generaciones y antiguamente  la mujer escondía su pasado y  estaba marcada para siempre si estaba divorciada.  Ahora ya nada es igual, incluso el príncipe Felipe se ha casado con  Letizia que estaba divorciada y no pasó nada..bueno, primero bien que lo comentaban los periódicos.  Además me he ahorrado en tomarme antidepresivos, que a veces es sicológico todo. Es decir que todo está en la mente, y que tú mismo decides si quieres ser feliz o no.

Anuncios