Antes cuándo vivía en un piso enorme bien distribuido con calefacción y aire acondicionado un dormitorio tipo suite, un armario vestidor, con el lavabo en el dormitorio, era cuándo tuve más alergias que ahora que vivo en un piso pequeño que la distribución es muy diferente a un piso, porque es un piso antiguo de techos altos reformado y sólo hay un lavabo y está  al final de un pasillo junto a la cocina. Pues ahora me han desaparecido todas las alergias o fobias. Tenía fobia al orden y alergia al polvo y ahora ya no tengo alérgias de ningún tipo. La rutina ha desaparecido y creo que es por culpa de las costumbres que cogemos alérgias o fobias porque no cambiamos de piso o de lugar. Antes no soportaba las alfombras por el polvo que se acumulaba en ellas y cada día las tenía que limpiar. Pues ahora he comprado una alfombra y no me da alergia y ya paso del polvo ni tengo tos ni la garganta irritada. Y tampoco no soportaba ver ni una mata de polvo en ella ni en cualquier sitio, me daban como ahogos y no podía respirar. Y en verano también tenía alérgia al aire acondicionado y me dolía la garganta y los oídos, y no podía soportarlo, y  en septiembre también porque el mediterráneo es muy lluvioso y húmedo. Pues antes había una serie Heidi que el doctor le receta a Clara que vaya a vivir a las montañas, para que se cure de la enfermedad, pues yo me he ido a la meseta central a Madrid, que allí estudiábamos de pequeños los mapas y decían la gente que grande es Castilla, ahora lo entiendo, porque todo es plano y no hay montañas, y yo me he ido de las montañas al revés que Clara y del mar, del aire húmedo y ya no tengo resfriados ni alérgias y solamente tengo calor en pleno verano, que es bastante pesado, pero por las noches , porque durante el día no tengo calor. He cambiado de piso una vez al año desde que me divorcié y me he acostumbrado a vivir en un mes más o menos, y se me han ido las manías de la cabeza ahora incluso subo a pie los cuatro pisos aunque tengo ascensor y me gusta llegar sin cansarme estoy muy ágil y fuerte y preparada para lo que venga. El refrán tiene mucha razón que lo que no te mata te hace más fuerte. Es mejor moverte tú, no esperar a que se muevan los demás por tí. Antes no me movía para nada del piso lujoso. Ahora no tengo alergias porque me gusta cambiar de aires. Y  me quedan muchos cambios de aires por vivir.

Anuncios