Dicen que la cocina es cultura. Pues ahora ya tengo una cultura culinaria y ya soy toda una chef. Son ventajas de la gran ciudad, y me parezco más a una top chef porque pruebo muchos platos. Antes siempre había probado la comida casera y ahora ya pruebo de todo, es decir, que no salía nunca de casa para probar otros platos. Como más pruebo, más ganas tengo de salir, es como una vicio. Era ciega de no verlo y yo me empeñaba en hacer buenos platos y así no aprendes. La cultura de la cocina se aprende viajando. Pero menos mal que los domingos  me gustaba un programa de un chef inglés que iba por las cocinas para renovar los platos de los restaurantes y de paso actualizar el local y se iba por todo el mundo. Aprendí mucho, como un top chef y me encantaba de verlo. Yo pensaba, quizás algún día vaya yo, pero siempre que decía de hacer alguna propuesta de estas, decía:  “si como en casa en ningún sitio”. Pues no es verdad, ahora ya entiendo  porque nunca he tenido maña en la cocina, nunca he sabido hacer una tortilla de patatas bien hecha. No he servido tampoco para hacer pasteles, ya lo saben mis hijas que una vez lo pasé fatal porque tuvieron que hacer ellas un pastel de chocolate para un trabajo del colegio y no sé cómo que al final subió el pastel.  ¡Pero lo he conseguido! Con el grupo de Singles he estado en un Restaurante Sidrería. Pues nos pusieron un buffet frío con las botellas de sidra y los vasos que hay para escarchar la sidra, que hay que tener arte. Pero no me dio vergüenza decir que no sabía hacerlo y nos divertimos mucho. Le dije a un señor. Ponerme sidra, que no la he probado nunca! Y veía que vaciaban la botella pero que la sidra iba saltando por encima de un vaso para que se escarche, me explicaron los que sabían. Estuvo bien para hacer amigos o enemigos, porque le dije a un señor que me pusiera la sidra y la botella tenía un tapón y yo iba para quitarlo y me dijeron todos: ¡No toques el tapón, porque la sidra baja a través de una ranura del tapón, pero esto lo sé ahora, porque antes..no. Pues no quité el tapón pero como ya lo había tocado… Pues la sidra en vez de saltar poco a poco..! Saltó a chorro por la botella!! Y antes de que avisara al señor ya estaba poniéndome la sidra y  ni una gota cayó en el vaso. La culpa es mía de no ir de restaurantes y menos a tomar sidra. Por ignorancia,  quité el tapón de la botella de sidra. Manché a tres señores que se habían ofrecido a ponerme la sidra.. Menos mal que no los volveré a ver más. Porque cada vez que voy a una cena de Singles toda la gente es nueva. La cocina también es nueva cada vez, así que no hagáis caso de que en casa en ningún sitio sino que al revés. Como en el restaurante en ningún sitio. La próxima cocina ya os contaré que me pasará. Pero seguro que en casa no.

Anuncios