No hizo falta mucho tiempo para sentirme madrileña, porque me gustó desde el primer dia Madrid. ¿Sabéis porqué?. Porque  siempre te saludan con un.. ¡Hasta luego! como si nos conociéramos ya de antes. Y me adapté enseguida. Pero a veces se me nota mucho el acento catalán todavía porque si no fuera por eso, no lo notaría nadie. He ido al zapatero y sólo le he dicho ¡hola! buenos días y ya me ha preguntado que de dónde soy. El madrileño en cambio tiene un acento muy bonito y un lenguaje muy rico. Pero la gente de Madrid tiene curiosidad porque no ven claro que una catalana haya decidido irse a vivir a Madrid.  Pero también ser de fuera me ha favorecido a la hora de romper el hielo, porque mi acento me delata.  En la cena de los Singles, la mayoría que conozco son madrileños y siempre me preguntan por el tema estrella, que si soy independentista. Es lógico, se piensan que todos pensamos lo mismo. Me dijo un señor: ” que los catalanes sois muy vuestros”.  Yo le contesté pues yo me siento de Madrid  y no me gusta la política. Pero hay quién ni se fija en este detalle. aquí se piensa más en los demás. Me he dado cuenta de que soy más generosa sobretodo a la hora de dar propina.  Pero no puedo esconder el acento y la gente me dice enseguida que soy catalana pero me hacen sentir a gusto y nada de sentirme extraña, sino al contrario. Y además me dijeron que les encantan los calçots y  me dicen que conocen  las playas . Porque casi todos han ido a veranear alguna vez a Cataluña y  a los catalanes también que vienen a Madrid  nos encanta ir de tapas por el centro y visitar los museos.  Por eso que ya soy una madrileña más.

Anuncios