Es verdad que a veces aquí en Madrid me he sentido identificada en esta película. Porque todo lo que pasa en la película es lo que sucede en una gran ciudad. Conoces a tus vecinos, que también son chinos o japoneses o sudamericanos y te molestan por las noches . Y también conoces a gente bohemia, escritores o diseñadores. Y te invitan a ir a alguna fiesta . Y además no pasa de moda por el estilismo de los personajes. Por cierto, tendría que haber recibido un Oscar al estilismo, si es que ya existía antes este premio en los Oscar. Porque me encanta toda la ropa que lleva ella,  además toda es tan actual. Ahora estámos igual que en esta película. La gente tiene gatos como mascota, y se han puesto a hacer ganchillo como ella. Todo lo que pasa en la película todavía sucede igual. Se están abriendo tiendas de lana otra vez gracias a esta película. El piso sigue igual de moderno que ahora, es que ahora me doy cuenta de que su historia también se parece incluso a la mía. Y nunca me había fijado tampoco porque hay que verla con tranquilidad y nunca tuve tiempo de verla hasta ahora que estoy separada. Y justo el año pasado la volví a ver. Pero fijándome más en todo. Y es una chica que se escapa a la gran ciudad . Porque pasan tantas cosas en la película que al final esto pasa inadvertido. Pues yo me siento identificada con ella. Porque también me escapé de mi pueblo. Y de mi vida de antes. Pues también he tenido la ocasión de llegar de madrugada a casa alguna vez y el vestido también lo llevaba casi igual, bueno.. era rojo y no era de firma tampoco. Pero el desayuno por la calle tampoco coincidía , porque aquí se toma  el chocolate pero con churros, en vez del croissant. bueno, resumiendo que me he sentido un poco como  la Audrey Hepburn española.

Anuncios