Siempre tenemos una excusa cuándo nos hablan de hacer algo nuevo que nunca lo has probado, y pones la excusa de que no lo sé hacer. Y claro, el problema es que tú te pones los límites, es tu cabeza la que piensa que no lo puedes hacer. Por que la primera vez que me dijo mi hija de que abriera un blog, le dije muchas excusas, por ejemplo que no tenía un ordenador para mí sola, y era verdad. Me acuerdo que incluso no tenía internet en ese momento. Y me dijo mi hija, pues ves a un McDonald y ya está, que allí pides un café y te dan una contraseña y ya tienes internet. Me acuerdo que ése día llovía mucho y era en enero del 2012, un frío y un viento horrible, Y yo vivía al lado de la Gran Vía,  que por cierto alguien se dejó una bufanda de lana, y me vino que ni de perlas. Era de lana de Burberrys igual que la que tenía mi ex. Pues sólo ponía excusas para no hacerlo. Y nunca decía nada que no fuera al contrario, por ejemplo, vale pues si tienes razón , todo són excusas, si yo valgo para escribir, tú vales para dibujar. Porque ella le costaba mucho dibujar en el ordenaror porque nunca había ido a clases de diseño gráfico ni nada y yo la convencí para que probara a hacerlo porque seguro que lo hacía bien. Al final me tuve que convencer a mí misma de que sí que podría escribir en un blog de mi vida nueva en Madrid, y abrirme un twitter para compartir el blog, y que un día podría escribir un libro, Me dijo que cuándo tuviera 100 entradas ya dejara de escribir y ahora tengo ya más de 160 y no puedo parar, y me resulta hasta incluso muy fácil y me encanta hacerlo. Pero al principio es duro, me acuerdo que tuve muchos dolores de cabeza, de tanto escribir. Y este año ha sido totalmente diferente. Pues eso, ! No te pongas excusas y házlo!!!

Anuncios