Cuándo no tienes proyectos es más fácil amargarse la vida, hay gente que deja de pensar en más allá y más cuándo ya se tiene un trabajo, una casa y unos hijos. Yo lo veo ahora todo diferente que antes de estar amargada. Ahora ya no vivo amargada porque ya creo en que puedo hacer otros proyectos que no sea el de tener hijos, porque creía que lo de tener hijos era el mejor proyecto que puedas tener. Pero yo pensaba que tenía que hacer un proyecto nuevo porque tenía hijos y no que ya había terminado de hacer el proyecto cuándo tuviera ya hijos.  Además me había mentalizado que la mujer sólo podía pensar en tenr hijos y no en tener proyectos y por eso muchas mujeres están amargadas en el matrimonio, porque no pueden hacer nada más que criar a los hijos y es verdad que yo estaba amargada por eso. Pero me doy cuenta más porque voy en el Ave bastante y la vida del hombre és diferente, porque he visto muchos hombres de traje en el AVE y seguro que sus esposas no se lo pasaban tan bien en sus casas, iban explicando al de al lado todo el viaje que hablaba sobre su hija que cómo no hay trabajo al acabar la carrera segurá haciendo un Master , otro hombre que hablaba de negocios que por lo visto llevaba algún hotel y hablaba de los precios que tenían que fijar. Pues ahora entiendo que ellos no están amargados porque tienen un proyecto además de sus hijos, y en cambio  me educaron que mis hijos eran mi proyecto y que ellos tenían que realizar su otro proyecto, pero ahora que mi proyecto se ha terminado, me refiero a criar a mis hijos, ahora ya no soy interesante para nadie ni para mi pareja, y tampoco para la sociedad, porque ya tengo 50 años y no puedo incorporarme a ningún trabajo interesante. Por eso no tenemos que dejar nuestro trabajo de ser madres y tener un proyecto  aparte de ser madres, y así no nos amargaremos la vida y tampoco le amargaremos la vida a él, porque yo era la que no hacía nada y estaba todo el día de compras.  No tengo una vida fácil ahora pero no estoy amargada.

Anuncios