Me tropecé el primer single conquistador en una de las primeras quedadas que me atreví a ir después de alguna experiéncia en otra agrupación de  singles diferentes, porque no estaban organizados y no se ponían de acuerdo a la hora de ir al sitio, y nos fuimos a la aventura y entrábamos en sitios que nadie conocía. Acabamos en un pub inglés y jugamos todos a los dardos. Y enseguida rompimos el hielo. Sonaba música alegre y mientras esperaba mi turno, pues bailabas.Yo propongo un campeonato de dardos.Pero antes de encontrarlo primero entremos en una sala de fiestas un poco decadente y con luces de neón y era grande pero era como entrar en la época de los ochenta.   Y se bajaban unas escaleras para ir al reservado supongo y claro me pareció más bien un local de alterne. Sólo faltaban las chicas…que si no… Pues este señor conquistador ya lo era por su manera de vestir, porque llevaba una  gabardina y además todo el pelo engominado muy parecido al estilo inglés. Y ya observé que me miraba a través de un cristal pero afuera del restaurante  y se esperaba afuera fumando a que saliéramos para irnos a otro sitio a tomar unas copas. Pues en el pub ya no pasaba desapercibido porque era el único que destacaba con la gabardina puesta y de pronto el pub se quedó vacío porque la gente de singles quiso ir a una discoteca y yo preferí quedarme en el pub. Pero el todo muy caballeroso se acercó a mí y me dijo que si quería una copa y claro le dije que sí. Me encantó el detalle y entonces nos pusimos a hablar y dijo que era de Madrid y se llamaba Carlos y que vivía con sus padres, y era soltero. Me dijo que era viajante y  mientras hablaba me miraba mucho y se acercaba a la cara. Yo estaba incómoda pero no quería ser fría y no hice nada pero luego me llevó a una sala que tocaba una banda en directo y era canciones de los ochenta y se puso a bailar demasiado cerca y de pronto se colocó detrás de mí, porque estaba la sala llena y me iba susurrando al oído.. y menos mal que acabó el concierto. Me encontré de nuevo con el grupo del single y ellos se iban a otro sitio y yo aproveché para decirle que me iba con ellos. Me miró con lástima, pero para ser conquistador no tenía ningún tema de conversación interesante y  para colmo, me dejaba a ratos para salir a fumar y me decía no te muevas que ya vengo. Como diciendo que tú ya eres mi conquista de esta noche y que no se te ocurra marcharte con otro. Pero al final las que decidimos ser conquistadas somos nosotras y no ellos.

Anuncios