Por culpa de las noticias del tiempo me puse en casa el aire acondicionado y también por la publicidad que nos hizo ver que el que no tenía aire acondicionado es que no podía vivir a gusto en verano. Pues ahora en Madrid ni lo hecho de menos. Incluso me daba miedo salir por la calle con la calor.  Pues el lujo es vivir sin aire acondicionado.  El aire acondicionado te hace quedarte más en casa y no salir nunca a ningún sitio. Aquí en Madrid los vecinos se encuentran en las terrazas que tienen cerca de casa y se oye decir: Luego bajaré un rato a la terraza, vendréis no? Yo me quedé sorprendida la primera vez que lo escuché, están quedando como aquel que queda para tomar un vermut . Están quedando para refrescarse, porque Madrid está rodeado de árboles altos y grandes y que te refrescan de la calor. Hay por todas partes, en cambio en mi pueblo sólo hay árboles pequeños y las plazas están con una fuente en medio. Pues yo sacaría la fuente y plantaría árboles, aquí hay mucho platanero. Lo único que me dan un poco de alergia, pero me voy acostumbrando a ello. Y el otro día una señora decía ahora me voy a casa que estare de lujo. Pues yo en cambio creo que el lujo es poder salir de casa y relacionarte con la gente porque en casa no te relacionas con nadie y acabas triste y amargado. Pues el otro día por la noche salimos a una terraza de una azotea de un hotel en Madrid el de la Plaza Santa Anna pues allí si que se estaba de lujo.  En Madrid estoy sin aire acondicionado y me ha cambiado hasta mi manera de vestir, lo digo porque si no hubiera padecido calor como aquí pues me he atrevido a comprarme unos shorts de piel. Que dicen mis hijas que parezco una blogger de moda.  todavía me quedan bien y no pasa nada por llevar un pantalón un poco por encima de las rodillas. Pues en mi pueblo nunca me hubiese atrevido a hacerlo. Primero porque ya no saldría de casa con la calor y segundo porque estaba con unos quilos de más porque nunca salía ni a caminar. Pues ahora con la calor también salgo a caminar pero a las nueve de la noche. Antes temía el calor porque la gente mayor te asustaba y todo. Y las noticias encima sólo decían que ahora vendrá una “Ola de calor”. Pues como si quiere venir un sunami que yo ya me da igual y ya no me asusto tan fácilmente como antes.   además no me importa tener las ventanas abiertas . Incluso el café helado me refresca y el agua bebo mucha, antes al ser siempre la misma temperatura no me refrescaba porque me sentía siempre igual. Pues de tener o no tener aire acondicionado ahora que lo he probado ya creo que me lo pensaré dos veces antes de volver a ponerlo. Porque ya no sentía nunca ni frío ni calor nunca. Me daba igual que época del año era. El cambio de aires es bueno para la mente ya lo dicen los médicos. Pues no hagáis caso de la ola de calor y a vivir el verano a tope. 

Anuncios