Pues desde que tengo mi nueva vida en Madrid que he dejado de hacer gazpacho. Me cansé de hacer gazpacho, como dice la canción. Me cansé de tanto usarlo, pues antes en verano siempre hacía gazpacho. Y además hay que poner mucho tomate para que el gazpacho sea bueno y a él le gustaba más con pepino y cebolla. Pues a mí el pepino no me va para nada, y yo prefería mucho más el tomate. Pues el pepino me repite mucho. Pero me había acostumbrado al sabor del pepino. Pero ahora he cambiado al salmorejo. Es más suave y cremoso y no tiene gusto a pepino y me encanta. También el gazpacho se sirve con trozos de cebolla y pimiento a parte y se incluye en tropezones, pues no es lo mismo que el Salmorejo. Porque no se le añade nada y está riquísimo.  Pues he cambiado mis costumbres y ya no hago gazpacho  y eso que en Madrid ya venden bandejas preparadas y todo. Pues yo no caigo. Ahora ya puedo vivir sin el gazpacho. Gracias que he probado el Salmorejo. ya no cambio por nada al gazpacho. Pero también me gusta una buena ensalada con lechuga y cebolla y tomate de la huerta, y el tomate muy verde. Nada de tomate maduro. El tomate tiene que tener un poco de color y con mucha sal. Y luego el plato estrella de mi tierra  que es un buen Pan de payes con botifarra catalana, que está de muerte. Pues ahora ya nada de hacer el gazpacho, porque si no podía poner mucho tomate no estaba nunca bueno. Porque el gazpacho es como la pareja que necesita mucho tomate para tener sabor.

Anuncios