imagen_aerobic

Este año me apunté a unas actividades en un centro cívico más que nada para conocer gente y de paso para intentar aprender algo útil.  La verdad no esperaba que me gustara la actividad porque me apunté a un curso de patronaje. Pero ahora se ha puesto de moda vender cosas hechas a mano y pensé que quizás me animaría a hacer algo. como un vestido, y la verdad es que empecé con muchas ganas e ilusión, peró al final el ambiente de la clase me hizo perder un poco las ganas. La gente de este curso ya sabía coser mucho y yo no sabía ni coger un alfiler y al principio me aburrí bastante. Menos mal que se apuntó un chico joven con unas pintas muy raras que son de una tribu urbana diferente que van todos de negro, y claro, no sabía que decirle o hablarle. Me parecía serio y distante.  Pero todo cambió el día que empezó una chica joven y un poco hippy y empezó a cambiar él. Y cada día estaba alegre y hablando con todos y con ella.  Yo estaba la mar de divertida escuchando sus conversaciones y sus miraditas y al final no conseguí aprender a hacer una falda que nos dieron los patrones. Yo no pensaba que también se iba a ligar..por interés, porque un día estuvo toda la tarde hablando conmigo y me explicó que tiene una parada en un mercadillo de Madrid y que fabricaba él mismo monederos de piel y bolsos y al día siguiente nos trajo unos cuántos y nos explicó dónde iba a venderlos. Pues aparte de las clases de actividades en este centro cívico hay diferentes salas y un día que llovía mucho yo me esperaba en el porche para ver si acababa de llover y un señor muy elegante me preguntó que si sabía dónde se presentaba un libro y yo unos días antes lo había leído en unos carteles y le dije que yo también iba a la presentación. Me senté para ver si el libro me interesaba y antes de que empezara la presentación me marché. Además la escritora era muy guapa y el libro trataba de filosofía. Y tampoco no iba a entender nada. Era un ambiente muy cultureta. Este año ya estoy más preparada y hasta he leído a algún filósofo como  13,99 de Frederic Beigbeder. Pero me gustó igualmente apuntarme, aunque la verdad no aprendí a hacer ningún patrón, porque todo el rato los escuchaba a ellos y no me enteraba luego de nada. En las actividades que empiezan ahora en Octubre tengo que pensar en lo que quiero hacer o a quién quiero conocer. Porque hacen muchas actividades como  yoga, flamenco, pintura.. y yo que me apunté a patronaje no sé para qué, bueno si, de todo se aprende.

Anuncios