Las primeras gafas de sol que me tuve que comprar no fueron para presumir como ahora sino que eran para proteger los ojos de la nieve. Porque entonces eran para que fueran útiles. Y no para presumir como ahora, aunque no siempre porque a veces son muy útiles, como cuando conduces en verano que van muy bien llevarlas. Pues me compré unas para ir a esquiar, porque la primera vez que estuve esquiando sin gafas de sol cogí conjuntivitis y las compré a la fuerza.  Yo nunca me había puesto gafas de sol por la calle, ni nadie las llevaba hasta que se pusieron de moda por culpa de una película. El cine es el culpable de que ahora se lleven  para presumir y por culpa de aquella película “Top Gan”. Y  empezaba la película que cogía una moto y se ponía sus gafas de sol que se llamaron de aviador  y que se ligaba a una chica impresionante. Pues yo quería un chico como el de la película, entonces era para mí el hombre ideal, y claro por aquel entonces los chicos llevaban todos las gafas igual que él, que eran las de aviador. pues las chicas todas caíamos y nos enamorábamos al instante de los chicos que llevaban estas gafas. Pues no ha cambiado mucho el hombre ideal de ahora, porque siguen llevando gafas de sol, aunque ahora se llevan de pasta y los cristales son opacos que es peor todavía que antes, porque no dejan ver ni el color de los ojos. Pero lo principal sería que viera el color de los ojos. Pues ya no se conquista con la mirada, no es verdad esto que dicen. Porque ahora te siguen conquistando igual que antes por las gafas. Y por eso es más difícil saber si dicen la verdad porque no me dejan ver los ojos. Las gafas me gustan de pasta y si son de colores mejor. El otro día Risto Mejide en su programa de Cuatro ” Viajando con Chester” utilizó dos gafas de pasta de color azul y rojo. Y me enamoró por las gafas como antes. O también porque sabe cómo hacer para que no mientan y les consigue que digan la verdad. y también me impresiona.  Antes  las llevaba de aviador, cuándo empezó en Operación Triunfo. A mí me han conquistado muy fácilmente ahora que lo pienso, porque era simpático y por sus gafas. Pues ahora ya no quiero que me pase y antes de mirar sus gafas miraré más sus ojos y creo que seguimos igual y por eso es mejor que busques muchos modelos de gafas antes de  el hombre ideal por suerte ya no ha de llevar unas gafas de sol tambiénLo que te ciegan a veces y sólo ves el exterior.

Anuncios