Los sujetadores que más me gustan por fuera al final son siempre los que casi nunca me los puedo poner. Porque no son nada cómodos. La forma a veces me pierde y me enamoro de sus colores, y aunque tengan muchos defectos yo sólo me fijo si me van a quedar bien. Yo quiero que me vean sexy y me da lo mismo si me aprietan o no.  Antes tenía que escoger un color bonito y una forma bonita para que él me viera sexy y los tenía de colores y transparente y no pensaba en mi comodidad. Antes sólo pensaba en  que tenían que gustarle a él  para ser una buena esposa. Pues antiguamente iba con mi madre a una tienda que te probaras el sujetador en un lugar elegante y te aconsejaban , incluso habían costureras de sujetadores. Y eran todos muy bonitos y con tul, eran precisos.  Llevaban perlas incrustados. En cambio ahora sólo lo vemos en los desfiles de Victoria Secret´s. Pues ahora puedo llevarlos de varios tipos de sujetador y no siempre igual todo liso. Antes eran de seda, por eso siempre que he comprado me he enamorado por su tacto y por su color, y casi nunca son cómodos de llevar. Normalmente los que eran cómodos no eran nunca bonitos.  Pero tuvieron que pasar años para encontrar un sujetador que me gustara y que me quedara bien. Pero ya había encontrado uno de cómodo y no me fijaba en si era bonito y sexy y que me quedara bien. Sólo pensaba en que sería fácil de llevarlos y aunque a mí no me gustara me sentía muy cómoda. Pues ahora siempre voy pensando en que no tienen que ser tan cómodos y que me gusten más a mí. Aunque a veces aprietan. Yo antes tenía unos muy cómodos y sólo eran blancos ó negros y nunca cambiaba de marca. Era muy fiel. en cambio ahora puedo renovarlos y cambiarlos más a menudo.

Anuncios